OPINIONES

UNA MIRADA FEMINISTA EN LA POBLACIÓN LGTBIQ

Por Franchesca Noa Carrasco

Llevamos años luchando, gritando, llevamos años que también nos hicieron callar, que debíamos ocultarnos, que debíamos mantener nuestro amor, nuestra expresión de género o identidad en privado. 

 

Desde la primera marcha LGTBIQ en la plaza de armas en Santiago, hasta la crisis de Sida, VIH e ITS de los noventa hasta hoy, que está viviendo no solo la población LGTBIQ si no que también el resto, no podemos tolerar discursos de odio, más allá de la fe o creencias de les individuos no podemos mezclarlo con el odio hacia lo distinto, hacia lo diferente hacia lo que la misma heteronorma nos impone, no podemos seguir aguantando que nos maten, que nos violen, que nos hostiguen, nos persigan por ser quienes somos por no ser lo "normal" hombre o mujer te dijeron que eras, que te tienes que vestir de estar o tal forma, que tienes que amar a quien te impongan, que tienes que estar con quien la sociedad te diga, no y no! 

Activistas históricas, históricos que han dejado de verdad los pies en la calle, Víctor Hugo Robles, Katy Fontaine, Daniela Araño, Pedro Lemebel, Erika Montecinos, Franco Fuica, Miranda Aplazar, Shane Cienfuegos, sólo por nombrar algunes. No podemos negar la lucha histórica de algunas organizaciones o movimientos de la población LGTBIQ, pero no podemos quedarnos en solo matrimonio igualitario, derechos filiativos o derechos neoliberales, tenemos que ser más consecuentes, más políticos, acercarnos a las bases, a la gente al pueblo, visibilizarnos de quienes somos, lesbianas, trans, marikas, no binaries, nadie pero nadie puede pasar a llevar tus libertades individuales, no por tener tu libre expresión pasarás a llevar la expresión e opinión del otro.

El patriarcado nos oprime, nos abusa, nos precariza, nos mata lentamente, tal como le pasó a Zamudio, Nicole Saveedra, Paloma, Brenda, Matías Guevara y a tantos y tantas que aún siguen invisibilizados en esta sociedad individualista, neoliberal, machista, patriarcal, adultocentrista, dónde queda les demás? 

Si soy feminista lesbiana no puedo invalidar a mi compañera que es una mujer trans aunque le niegue, darnos cuenta de lo que estamos viviendo, la misma opresión interseccional, tenemos que ser conscientes de lo que nos está pasando, no puede seguir pensado que un hombre blanco gay heteronormado se apropie banderas que no les corresponde y despolitiza los espacios, los hegemoniza, tampoco podemos apropiarnos de algo que no lo has vivido, que no has tenido ni un acercamiento a ello, no podemos seguir vendiendo nuestros derechos, nuestras banderas.

No puede ser que nos sigan matando, no más, tenemos que, siendo feminista o no, cisgenero, trans o no binarie, seguir batallando está lucha con respeto, unidad, responsabilidad política, accionar en los territorios, con los movimientos sociales, desde que nos despertamos no nos parará nadie ,si el año pasado y este, está la cuarta ola feminista ahora será una quinta ola feminista disidente, seguiremos luchando por una educación no sexista, feminista y disidente, desde las aulas, hasta la calle seguiremos luchando por los que no están, por la infanciaLGTBIQ, los jóvenes, adultos mayores disidentes. 

Luchando, ampliando, convocando, no podemos quedarnos de brazos cruzados no podemos seguir hablando de una educación sexual que solo habla de ITS y centrada en la reproducción hetenormativa! La revolución será feminista disidente o no será!